top of page

“No muerdas el anzuelo: las tácticas más comunes de los hackers”

El vivir en una era digital ha hecho que casi todo el mundo traslademos nuestros documentos importantes, información confidencial e incluso el dinero a medio digitales, ¿Pero esto es realmente seguro?


Como sabemos a medida que la tecnología crece, las posibilidades de que seamos vulnerados por los ciberdelincuentes también, pero esto no siempre es gracias a un mal antivirus o a una falla en el sistema, de acuerdo al informe “The Global Risk Reptor 2022” elaborado por el foro económico mundial (WEF) el 95% de los problemas de seguridad electrónica tiene su origen en el error humano y es que a quien no le ha llegado un correo con una propuesta laboral en donde se nos presenta el trabajo perfecto, o, por el contrario, uno en donde nos dicen que alguna de nuestras cuentas ha sido víctima de algún ataque, sin duda esto puede ser una realidad, solo asegúrate de que no estés a punto de caer en la estafa del phishing.


¿Qué es el phishing?

 

El phishing es un método de engaño que intenta hacer que demos nuestros datos personales como contraseñas, números de tarjetas de crédito, entre otro tipo de información, haciéndonos creer que se los estamos proporcionando a una empresa o persona de confianza, pero en realidad al otro lado del ordenador se encuentra un cibercriminal que se aprovechará de este robo de información para realizar operaciones fraudulentas, también intentara hacer que accedamos a algún link falso para poder infectar nuestro equipo y en consecuente toda la red. Pero estos delincuentes no solo buscan robar a personas anónimas, sino que también se aprovechan del despiste de empleados para conseguir información confidencial de cualquier empresa.



El nombre de phishing hace referencia a la pesca, ya que los estafadores lanzan un anzuelo a través de un correo electrónico, SMS, o redes sociales, pero en vez de peces son los humanos quienes lo muerden.

¿Cómo detectar un mensaje o correo phishing?

 

Primero que nada, debemos saber que es muy extraño que alguna organización solicite datos personales por estos medios, esta es la primera señal de alerta que debemos tomar en cuenta, así que es mejor que evitemos contestar directamente este tipo de mensajes, además la ortografía, errores o incoherencias son otro indicio de que algo no anda bien, debemos revisar en detalle que la dirección del remitente, que coincida con el use name y la firma electrónica en caso de contenerla.


En segundo lugar, no debemos hacer clic en los enlaces puedan contener estos correos o mensajes y de ser necesario, asegurémonos de que la dirección de la página es segura, es decir, que empiece por HTTPS:// y el nombre de la entidad este escrito de manera correcta, en dado de que tengamos alguna duda lo mejor es que nos pongamos en contacto directamente con el remitente, digitando su dirección directamente en el navegador. Por último “pensar antes de actuar” será una herramienta valiosa de protección, un poco de sentido común nos haría bien, ¿no lo crees?

Finalmente, si sospechamos que hemos sido víctimas de este tipo de estafa, debemos cambiar de manera inmediata las contraseñas y ponernos en contacto con las dependencias correspondientes, como nuestro banco o los responsables de los datos que nos hayan robado. Ahora que ya sabemos los que es el phishing, asegurémonos de no morder el anzuelo.




10 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page